13228134_10204677908946143_722638040_n

¿Sabias la santificación es INTENCIONAL? Cuando obedecemos los mandamientos ENTONCES somos consagrados, separados, santificados para Dios. Somos redimidos por la sangre el cordero, pero vivir separados para Dios es nuestra responsabilidad, tiene que ser tu intención y acción correspondiente. ¿Cómo seria santidad sin una vida de obediencia?¿Será posible? En esta versión de la parsahá Kedoshim estudiaremos los conceptos de redención y santificación a la luz de la torá y los diez mandamientos aplicados en el capítulo 19 de levítico.