En la parashá de esta semana comenzamos el libro de Números en la porción que lleva el nombre mas propio del libro “BaMidbar בְּמִדְבַּר : en el desierto”. En el Desierto del Sinaí, YHWH manda a realizar un censo de las doce tribus de Israel. Moisés cuenta 603.550 hombres de entre 20 y 60 años; la tribu de Leví es contada aparte, totalizando 22.300 hombres de un mes de edad en adelante. Los Levitas deben servir en el Santuario, reemplazando a los primogénitos. Debía mantenerse el orden y la disciplina en todo momento, ya fuera que los israelitas estuvieran acampados o en marcha. El campamento fue dispuesto en forma de cuadrilátero, con el Mishakan en el centro, revelando también que YHWH y sus decretos es el reino y el centro de la vida de Israel. La instrucciones dadas a Adán de 2:15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Génesis 2:15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. Aquí encontraremos en el hebreo palabras que nos conectan al ejercicio sacerdotal y veremos ambos verbos en el libro de bamidbar. La organización del campamento y su marcha revelan un paralelismo con una visión que tuvo Ezequiel acerca del trono de YHWH.